Hace más de 200 años nacía el pequeño Karl. Varios años después empezaría a escribir y a pensar (ambas son indisociables), y a partir de ahí el joven Karl nos contribuiría a entender de otros modos eso que se llama realidad, o, sobre todo, aquello que se busca imponer como la única posibilidad de realidad natural.