Fruto del sueño y de la prepotencia del trabajo, abrimos la puerta de El gato escaldado Libros en la navidad del 2006. Somos una pareja librera y vecina de Boedo que anhelaba, por un lado, construir su propio espacio de acervo cultural y que, por el otro, sentía la falta de una buena librería en el barrio. Un día como otro, un día en que no cayó ningún cometa, nos pusimos a trabajar en ello. Y a soñar. Hoy llevamos diez años de sueño y de trabajo, consolidando el puente que intentamos construir día a día entre los libros y sus lectores. Si bien somos una librería general, donde aspiramos a proveer de todo aquel libro que el vecino y la vecina necesite, en nuestras bibliotecas abundan la literatura, las ciencias sociales y los libros infantiles y juveniles. También contamos con mucho material independiente. Apostamos a la promoción de la lectura, y día a día ambicionamos generar más y mejores lectores. También creemos en el encuentro generoso con otras áreas del conocimiento y el arte, y por eso se vienen produciendo en el espacio de la librería diversos eventos culturales como charlas, teatro, proyecciones, música, danza, performances, narraciones orales, videos. Por último nos gustaría comentar que con nuestro nombre queremos homenajear, recordar y divulgar al gran poeta porteño, y en buena medida boedense, Nicolás Olivari, quien escribió su libro de poesías El gato escaldado en 1929.
También, casi desde nuestros inicios, integramos la Red de Cultura de Boedo, un espacio dinámico y multi institucional, vecinal y comunitario, que no deja de demostrar año a año que se puede trabajar colectivamente por y para la memoria y la construcción de la cultura y la identidad del barrio. Y por todo ello es para nosotros un orgullo formar parte de este presente cultural dinámico y destacado de nuestro amado barrio de Boedo.