Daniel Feierstein es una de esas personas imprescindibles para hacernos pensar. Y por eso fue una poderosa noche en el vecindario, llena de reflexión y polémica. Esos pequeños regalos que nos pasan e interpelan entre las calles de Boedo…

¡Enormes gracias Daniel Feierstein!